0

«Peleamos para que un viticultor en Ribera Sacra tenga el prestigio que tiene un médico, un maestro o un carpintero… » Roberto Regal, Enonatur

El 13 de enero acabó la cata urbana que se vino desarrollando en Taboada a lo largo de la navidad. Una iniciativa de Enonatur con los locales de hostelería de la localidad. “Vinos singulares o de parcela” de fincas de los ayuntamientos de Taboada, Clavada y El Saviñao. Todos ellos son creaciones de ENONATUR, proyecto que dirige el reconocido enólogo, Roberto Regal.

¿Es la primera vez que se desarrolla una actividad de estas características en la Ribera Sacra, como fue la experiencia?
Muy positiva, para nosotros muy positiva. Se cumple el primero objetivo de Enonatur, que es interactuar con la gente del ayuntamiento. Estamos en Mourulle y queríamos interactuar con la gente de Taboada.

Enonatur nace en el 2008 en Chantada, casi 10 años después, ¿que papel juega Taboada en el proyecto?

Tenemos viñas por toda la Ribera Sagrada y las primeras elaboraciones, de 2008 a 2015, se hacen en Mourelos, en el Saviñao,.. Aquellas instalaciones se hicieron pequeñas y en Taboada teníamos una bodega casi parada que cumplía los requisitos, en un sitio tranquilo, con intimidad. Un espacio más virgen, con bastante preservación de variedades, con un modo de viticultura un poco más tradicional. Todo esto lo buscábamos también en el proyecto; hacemos vinos muy naturales, de calidad, que marquen la diferencia en base a la singularidad; que hablen más de la Ribera Sacra y sean menos estandarizados.

Enonatur quiere interactuar con la gente del ayuntamiento decías, pero hablamos del vino y de la viticultura.

Enonatur nace con tres pilares fundamentales, preservar el medio ambiente, dinamizar la economía local y dignificar al agricultor-viticultor.
Es un proyecto de viticultura sostenible, libre de herbicidas y químicos. ES un servicio de finca y para otras personas, cuidamos la finca de modo ecológico, preservamos el medio ambiente. La gente viene aquí, come aquí, genera trabajo aquí. Lo hacemos con gente profesional, desde el 2010 somos la primera empresa en la Ribera Sacra y la segunda en Galicia.

¿Los vinos que elaboráis son ecológicos?

En el fondo y en la práctica sí, pero algunos aún no tienen el sello correspondiente por temas burocráticos, principalmente.

 

Hablas de trabajar con gente profesional, ¿falta profesionalización en el sector del vino en la Ribera Sacra?

Nosotros escapamos de los jornaleros que aún existen, gente sin seguro, sin formación, sin vacaciones. Decirlo parece absurdo, pero aun es una realidad y tenemos que cambiarla de todo.
Lo que hacemos es viticultora profesional, viticultura ecológica de finca, vinos para otras personas (familias, empresas, restaurantes, grupos de cata, enófilos,) Tenemos una serie de vinos que consideramos atractivos y que no es fácil beber en cualquier sitio. Ahora, con esta iniciativa, los subimos a Taboada, un vino a cada bar para que la gente los pruebe. Se trata de ir creando cultura de vino.

 

¿Y la gente que dice?
La gente queda muy sorprendida por los vinos y poder probar vinos distintos. Mucha gente tiene el registro mental de un vino tradicional, nosotros cogemos esos vinos, con ese perfil, y subimos la calidad.
La gente prueba los vinos porque son diferentes entre sí, este es uno de los valores del proyecto y eso la gente lo valora; el hecho de ir de vinos por Taboada y probar un vino distinto en cada sitio.
Buscamos también que la gente se acerque a Taboada a probar los vinos y darle un poco de vida a la villa. Es en el ayuntamiento en el que estamos y también un ayuntamiento bastante olvidado dentro de la Ribera Sacra.

 

La Ribera Sacra viene de ser declarada BIC y los vinos cada vez tienen más fama. ¿Está la Ribera Sacra viviendo un momento dulce?

Es el mejor momento de promoción internacional, en el mejor momento de conocimiento de la zona, aunque no se están haciendo los mejores vinos. Yo creo que se avanzó con mucho en el desarrollo de un Consejo Regulador, de una promoción, de un Consorcio de Turismo, en la puesta en valor del territorio…. Pero flaqueamos en la base, y la base es la viticultura, el recurso humano.
Hay datos demográficos y económicos demoledores con respeto a la viticultura, que es por lo que peleamos nosotros, para que un viticultor en Ribera Sacra tenga el prestigio que tiene un médico, un maestro o un carpintero… Que esté remunerado de manera que pueda hacer una viticultura que se traduzca en vinos singulares y de calidad. Estamos apostando por variedades, por un territorio, por un paisaje y creo que la preservación de ese paisaje va a depender de que haya recurso humano. Y ahí está la clave de buscar la dignificación del viticultor, que la gente lo vea viable, que se concrete en un modo de vida más profesional, sin perder el modo de hacer viticultura que había antes.

Traducido del gallego de:

http://xornaldelemos.gal/sociedade/7195-7195/?fbclid=IwAR3DGOKm5WxHbe2FcPa4E85iJ-z7b7uUJpS04BGprkXDpyfmMyUQlcdRVnE

Nacho Sanz Maestre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *