0

Ton Rimbau; «tengo que trabajar mucho en la viña porque mis vinos no tienen nada…»

 

No intervenir a la viña no quiere decir no hacer nada. Todo lo contrario, si se quieren evitar los tratamientos sistémicos con herbicidas, cobre, azufre y ni siquiera labrar, se tiene que trabajar constantemente en la cepa.

Nos lo explica uno de los viticultores más «extremos» de Cataluña. Se llama Ton Rimbau y dice que hace vinos limpios. No se considera excéntrico a pesar de que reconoce que hay gente que lo piensa. Y le da igual. Tiene 3 hectáreas de viña, a pesar de que cultiva 10. Vendimia con luna menguante, y solo los días fruta, y hace más de 10 años que no labra.

Aspira a hacer 10.000 botellas, a pesar de que el mildiu solo le ha permitido hacer 3000 este año. Trata las viñas homeopáticamente, con suero de leche de cabra, cola de caballo y ortigas. Hace frente a los hongos con tomillo y romero. Y también con agua de mar. De hecho, guarda las botellas bajo el agua en lagares antiguos en su casa, y su sueño es construir una bodega acuática.

Ton Rimbau hace vinos auténticos, como se hacían hace 4500 años. Os pueden gustar más o menos, pero son auténticos, extremos en la no intervención. Valen entre 70 y 80 euros, excepto el Stolen, que vale 24 euros -está hecho con las uvas que tocan las viñas vecinas, donde se hacen tratamientos sistémicos-.

 

Traducido del catalán de:

https://www.naciodigital.cat/cupatges/noticia/5590/ton/rimbau/he/treballar/molt/vinya/perque/meus/vins/no/tinguin/res?fbclid=IwAR2LNhhL3VGlmPTykUI1GSPDZiHFKbs6JAjbCTMjDEOJHIoEKV0_ENAwRoQ

Nacho Sanz Maestre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *